Deseamos educar personas que encuentren su lugar en el mundo. 

En la sociedad que vivimos hoy en día, los retos que se nos plantean a todos los niveles son cada vez más grandes, e incluso abrumadores. Cada vez se nos exige más, se nos pide estar más a la altura. Los problemas y dificultades sociales, la desfiguración de algunos valores fundamentales y el miedo a la incertidumbre, nos atemorizan y nos hacen vivir en una sociedad “líquida”, donde todo cambia y nos podemos llegar a encontrar perdidos y desconcertados en un mundo que nos reclama y sin embargo no sabemos cómo responder. 

Teniendo presente esta realidad, nuestro colegio La Concepción así como en todas las escuelas FEC, trabajamos y nos embarcamos en una educación en pro de la persona. Para nosotros, la persona, como ser, es importante más allá de sus capacidades y resultados. 

Centrados en ello, toda nuestra identidad, trabaja y funciona con pasión y entusiasmo por la educación y por cada uno de nuestros alumnos, acompañándoles en un camino y sentido personal, ayudándoles a descubrir sus talentos, para ponerlos a disposición y entrega de los demás. Así, el alumno podrá encontrar su sentido, plenitud y lugar en el mundo y en la sociedad de una manera justa y enriquecedora. 

Contamos además con un gran compromiso con la justicia no sólo cívica, sino también social, apoyada y vinculada directamente con la solidaridad, la diversidad y la integración y acogida del prójimo. 

Deseamos y procuramos alumnos y personas que vivan alegres, felices, confiados y esperanzados, siguiendo las enseñanzas de Jesucristo y su Evangelio. Sabiendo y confiando que Él es el mayor y mejor referente para conseguir el mundo que deseamos, y para llegar a ser lo mejor de nosotros mismos. Jesucristo ha confiado en nosotros, educadores, y en cada uno de nuestros alumnos, una tarea, unas capacidades y talentos que debemos descubrir y poner en práctica, convirtiéndose así en “camino, verdad y vida”. 

Por ello, en el Colegio FEC LA CONCEPCIÓN. las personas son lo primero. Su sentido, sus necesidades y sus emociones son nuestra prioridad. Coordinado todo ello, con nuestro afán por la innovación educativa constante, la inclusión de las nuevas tecnologías al alcance del alumno, y la inmersión en proyectos reales donde poder adquirir técnicas y prácticas adecuadas y valiosas para su futuro profesional y vital, hacen de nuestra escuela, una comunidad única para todos.